ENTREVISTA
MATI KALWILL - ACTIVISTA
MATI KALWILL - ACTIVISTA

por Caitlin Donohue

Foto de Felix Busso

 

Conocí a Mati Kalwill en el sótano de un museo. Con unos amigos lo había transformado en una guarida de arte y oficios para ciclistas, y en la escalinata afuera estaban dando un taller de cómo cambiar la cámara de una rueda. Todo era muy colorido. Y todos los que participaban tenían puestos gorras rojas como en la Vida acuática, y todos estaban copados con las bicis.

Yo estaba recién llegada de San Francisco, adaptándome a la primera semana manejando mi bici por las caóticas calles de Buenos Aires, y me di cuenta de que la exhibición – organizada por los chicos de La Vida en Bici – era uno de varios eventos de un movimiento que buscaba formar un cultura realmente amigable para las “dos ruedas”, en una ciudad donde las bicisendas muchas veces son usadas para poner contenedores de basura, y donde muchos conductores de auto no terminan de aceptar totalmente la idea de que las bicis también necesitan lugar para manejarse.

Desfiles de bicicletas, paseos en grupo a recitales secretos, y la transformación de plazas de juego en espacios creativos capaces de estimular la imaginación sobre el futuro de la bicicleta en la ciudad – los proyectos de La Vida en Bici se sintieron como piezas de un activismo cultural accesible, llamativo e importante. Qué puedo decir...si no puedo dibujar gatos en bicicleta no es mi revolución, y la forma en que Kalwill (bah, me suena raro decir Kalwill, vamos con Mati) unió accesibilidad y estética como forma de hacer bici-proselitismo me conquistó.

Por eso es con mucho gusto que seguí a Mati en su camino a convertirse en ícono del ciclismo urbano durante el último año. Acompañó a David Byrne cuando paseó en bici por Buenos Aires, se ha sentado a hablar con políticos, y ha apoyado la formación de un movimiento sudamericano después de trabajar con organizaciones de todo el continente.

Un día me llegó un mail de Mati intentando convencerme de encontrarlo en Río de Janiero, para lo que según él iba a ser su proyecto más grande hasta el momento: una exhibición sobre bicicletas en la conferencia global de Naciones Unidas sobre desarrollo sustentable Rio+20. Otros compromisos me llevaron a viajar por otras tierras, pero cuando las ruedas pararon y Mati volvió a la Argentina, pudimos conectarnos vía mail para charlar sobre lo que había pasado en Brasil.

Me dijiste que tu exhibición en Rio+20 sería tu proyecto más grande. Explicame.

Sumar la bici a la conversación en Rio+20, la conferencia más grande de la historia de la ONU, fue sin duda la iniciativa más importante de nuestra trayectoria. Hablamos muy en serio cuando decimos que estamos comprometidos con transformar la bicicleta en la forma principal de transporte en ciudades de todo el mundo, y poder acercar cultura de bicis a un público de 40.000 personas de todo la planeta – aunque fue muy agotador – marcó un hito enorme para nosotros.

Me puso muy contenta leer que La Vida en Bici agitó en la conferencia para que pongan estacionamiento de bicis en las instalaciones de Rio+20 – y que también dieron talleres de cómo dibujar bicicletas en una favela cercana. Zarpado. Contanos, ¿qué es “Bikestorming”?

Bikestorming es una plataforma de colaboración que lanzamos en Río con la meta de transformar a la bici en la formade transporte más popular del mundo. Estamos compartiendo cosas que aprendimos acá en Buenos Aires con comunidades de todo el planeta. Como es nuestro primer proyecto internacional, lanzarlo en Río fue perfecto: hicimos una presentación en el Pabellón Británico. Realizamos una instalación en el Pabellón de la Sociedad Civil visitado por miles de personas. Y organizamos una pedaleada por Rio con organizaciones locales para lanzar la campaña [que propone alcanzar un %51 por ciento de viajes urbanos personales en bici para el año 2030].

¿Qué cambios notaste en la relación entre Buenos Aires y las bicicletas durante los últimos años?

Aunque la proporción es pequeña si la comparás con otras formas de transporte, andar en bici está presente en los boliches, en la publicidad, en las vidrieras, en el arte, en la política, en el sector privado y también en la educación. Todavía está dando los primeros pasos, pero se puede ver bicis en todas estas áreas de la vida y cultura porteña. Y eso es una muy buena noticia, porque es un paso necesario para hacer de la bici un modo de transporte seguro, eficaz, accesible y atractivo para todos.

¿Ha cambiado la mirada de los políticos sobre las bicis en argentina?

Absolutamente. Las bicis están en el radar de todos los políticos ahora. En el último año hemos visto políticas e infraestructura de ciclismo urbano emerger en ciudades diversas como Mendoza, Rosario, Posadas y Córdoba - así como la creciente atención que se le da al tema en la política e infraestructura de Buenos Aires.

¿Cuál es la bici más copada que hayas visto?

Sin duda las bicicletas de Future Shock Bike Crew . Claramente las mejores stereo-bikes del mundo.

Tu estilo de activismo está muy conectado con el diseño y la estética. ¿Por qué pensás que es importante que las cosas se vean lindas?

Hace poco leí un tweet de TED que decía “para defender una causa exitosamente tenés que comportarte como un un entertainer (animador/artista). Creo que eso se aplica muy bien a nuestro trabajo. Hoy en día para que tu mensaje llegue competís por la atención de la gente casi al mismo nivel con marcas muy grandes, que contratan mucho talento. La televisión ya no es el principal medio de comunicación – son los redes sociales. Por primera vez en la historia, nuestra generación tiene la misma oportunidad de conectar emocionalmente con la gente, con frases pegadizas y contenidos visuales atractivos, que cualquier gran marca. Esto es enorme. Y tenemos que aprovecharlo. Si vamos a lograr cambiar el juego, sea el del transporte, el Cambio Climático o la justicia intergeneracional... tenemos que hacer que el cambio sea irresistible.

 

Normalmente se encuentra a Caitlin Donohue en la redacción del San Francisco Bay Guardian de California. Se puede leer más sobre su viaje en Buenos Aires acá.