ENTREVISTA
ZACH WEINTRAUB - DIRECTOR DE CINE
ZACH WEINTRAUB - DIRECTOR DE CINE

 

 

por Vanessa Bell

Foto de Robbie Zant

El segundo largometraje de Zach Weintraub es testimonio de lo se puede lograr con poca plata, mucha paciencia y un objetivo claro. “The International Sign for Choking” se estrenó en la competencia internacional del BAFICI, un honor impresionante para un proyecto que,  según Weintraub, fue filmado gracias a un humilde presupuesto de Kickstarter (la mayo parte, donaciones de amigos), una Canon 5D Mark II y “un montón de lentes Pentax vintage”. Y el honor es merecido, el producto final celebra su origen modesto y es un agudo y absorbente retrato de un joven estadounidense adaptándose a la vida porteña, sus idiosincrasias y todo lo que viene con ello: metiéndose en la vida expatriada para formar una apariencia de identidad dentro de un paisaje confuso y aislado.

¿Qué te motivaba a hacer esta película y como era la idea original?

La motivación fue volver a la Argentina, al principio. Eso fue la génesis. Mucha gente con quien hablaba que vivía en Argentina me contaba que venía para hacer un intercambio cortito y tenía muchas ganas de volver. Supongo que yo no era el único que se sentía así. También estudiaba acá, me fui [a Estados Unidos], hice otra película y era el momento de pensar en la próxima, y pensé ¿Por qué no volver a Argentina?

¿Tu formación fue en el cine?

Si, estaba estudiando cine en Nueva York. Estaba medio podrido de la escuela de cine en general. Tomé una licencia para venir acá, un programa de intercambio cualquiera. Estuve acá durante cinco meses, volví ahí, me recibí, hice mi primera película, pero se me ocurrió la idea de intentar hacer algo acá y justo en ese  momento me invitaron a volver a Argentina para estrenar mi primera película en este festival (BAFICI).

¿Bummer Summer, no?

Claro. Así que me trajeron acá, con eso tuve muy buena  suerte. Ya habían pasado dos años y se me estaba desvaneciendo la ciudad y me costaba escribir, cuando volví las ideas me inundaron. Supongo que debería mencionar que tenía una historia con una chica acá, que era de acá, cuando estaba estudiando.

¿Hasta qué punto es un autorretrato?

Es puro autorretrato hasta que empieza la película, si eso tiene sentido.

¿Entonces dirías que la película está basada en experiencias propias? Hay muchos momentos en la película que te hacen pensar si son tomados de eventos reales. ¿Es más una cuestión de basarlos en algo que ocurrió y cambiar los detalles?

Muchas cosas que pasan en la película cuentan lo que ocurrió durante mi primer viaje, no el segundo. La idea original era que el protagonista iba a dar clases de inglés, que es poco original pero algo bastante común. Pero yo nunca enseñé y me pareció más fácil escribir la verdad. Cuando estuve acá como estudiante, conseguí un trabajo a través de un profesor de cine para hacer tres documentales cortos, y fue un desastre.

¿Entonces el “bloqueo de escritor” que muestra la película fue algo real?

Totalmente. La persona que me contrató dejó de mandarme mails. Me dijo que era obvio que no iba a hacer lo que querían y que obviamente no me iban a pagar. Entonces despareció. Ya fue escribir sobre un profesor de inglés, voy con eso – pensé – funciona, y pasó de verdad.

Hay muchos chistes personales, detalles sutiles y peculiaridades que me parecieron que mostraban bien no solo a los argentinos sino la interacción entre argentinos y expatriados. ¿Esas son observaciones tuyas o tuviste que investigar a los porteños? Lo que me impresionó es que estuviste acá muy poco tiempo, y lo que observas son cosas que creo que se tarda un par de años en notar.

Todo que ves en la película son observaciones de los dos viajes, el segundo fue muy breve, solo 10 días para el festival. Como me interesa hacer películas capaz son cosas que siempre estoy buscando o a las que estoy más atento. Aunque solo estuve acá 5 meses era el más conectado del grupo, el resto del equipo estaba acá por primera vez y no hablaban castellano. Todavía me cuesta, no sé cuánto fue por la ansiedad de trabajar con actores hispanohablantes, pero hacíamos una toma y salía horrible, y ninguno era un actor profesional.

¿Eran todos amigos y conocidos?

La mujer con la que vivía en la película era la mujer con quien vivía durante el intercambio. La novia era la única actriz profesional, también es directora, Sophia Takal. La traje conmigo, con Brad (el productor e ingeniero de sonido), y traje al chico que filmaba todo. Éramos cuatro.

Noté una sensación de querer pertenecer o encajar acá que está presente en la película. ¿Antes de realizarla tenías necesidad de conectar con la gente y el lugar? ¿Te identificaste con los porteños, las costumbres y forma de vida? ¿Qué te parecía difícil y que adoptaste?

Querer encajar era algo constante. Llegás y te sentís como que estas dentro de una burbujita. Estás en una ciudad con millones de personas. Ves gente por todos lados que te parecen personas con quien te llevarías bien pero no podés. Respecto a los porteños, es algo que todavía no creo que entiendo. Si parece que sí en la película, creo que es pura suerte, no creo que podría definir bien lo que significa ser de esta ciudad. Creo que todos los que vengan acá por un tiempo corto piensan que esta es su ciudad. ¡Un lugar donde salen toda la noche! ¡Vamos, loco! Salgamos un día de semana. Estaba tan emocionado que salí el viernes y sábado pero me hice mierda y ahora estoy enfermo. Estoy resfriado desde que empezó el festival…así que no sé si encajo tanto acá, capaz no soy un alma porteña. Tal vez no me doy crédito suficiente, pero siento que solo vi los aspectos superficiales del personaje porteño. No creo que entienda la parte psicológica, pero vos pensás que sí, supongo que soy medio escéptico acerca de pensar que la gente de otras partes del mundo sea tan diferente.

¿Pensás que sentirse como sapo de otro pozo te inspira a hacer cosas que capaz no nos sentiríamos cómodos de hacer normalmente? Como los protagonistas se sienten medio aislados, hay cierta libertad en su estadía en Buenos Aires, ¿fue algo que intentaste describir?

Primero, pienso que se hace un poco el boludo y capaz tiene que ver con el hecho de que está en Buenos Aires y no siente que es la vida real, y eso le deja hacer lo que hace. Sé que cuando termina la película no está contento con lo que hizo. Yo quería que percibiera a Anna como más pesada de lo que realmente era.  Para ella es algo casual pero él la trata como si ella se tomara la relación en serio, y por eso la rechaza un poco. Otra forma de libertad o hacer algo que normalmente no harías es que en un lugar extranjero te hacés amigo de cualquiera. Vivía con un chico que era muy extrovertido, y salíamos todas las noches. Hablábamos con gente rara o vagos, personas con las que en Estados Unidos intentás no hacer contacto visual. Acá tengo un grupo de amigos y entre todos hay como sub-grupos que no saldrían juntos necesariamente. Los veo y los imagino como si fueran de Estados Unidos y no sé si seríamos amigos ahí. Es raro.

¿Cómo fue recibida? ¿Es una película que puede disfrutar tanto un argentino como un expatriado?

Me ponía muy nervioso pensando en la recepción de los argentinos, porque cuando lo pensás, es una película para extranjeros que viven acá. En términos de audiencia, ese grupo de gente es muy chiquito. La verdad me sorprendió mucho que después de cada proyección había alguien que se acercaba a mí y me decía que la entendía totalmente. Además muchos me preguntan si pienso que la podría haber hecho en otro parte del mundo, yo creo que sí.

¿Pensás mostrarla en otros lugares?

La semana que viene vamos a un festival en Lisboa y después a dos más en los Estados Unidos. Acá es el primer lugar donde la mostramos, es perfecto, pero todavía no sé cómo reaccionara el resto del mundo. Siempre me pareció que fue algún tipo de error estar en la competencia internacional. ¿Cómo pasó eso? Estuve en otras competencias, y es copado pero nunca me siento como que realmente estoy en la competencia, pero pone la película en el foco así la gente la va a ver.

¿Qué ves más adelante?

Estoy pensando en chico. Estoy escribiendo algo para empezar a filmar a fin de agosto. La protagoniza una mujer, eso es muy nuevo para mí y estoy emocionado para ver qué pasa. Voy a trabajar con mi novia, que no es actriz, y tampoco quiere ser una. Vamos a ver lo que le hace a nuestra relación, puede resultar un desastre pero lo he visto funcionar muy bien. Será sobre una pareja, desde su perspectiva, que vive en una ciudad, en Seattle. El novio consigue un trabajo como programador de un cine independiente en un pueblo unas horas afuera de la ciudad. Él está en busca de esto y es algo que realmente quiere. Ella tiene que decidir si lo sigue a este pueblo que no tiene nada para ella o si le corta. La película es sobre esa lucha.