Warning: session_start() [function.session-start]: open(/home/content/g/r/a/grantcdull/tmp/sess_52da76aea146839c5060b886a152f174, O_RDWR) failed: No such file or directory (2) in /home/content/28/3389128/html/wuba2/engine.php on line 69

Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /home/content/28/3389128/html/wuba2/engine.php:69) in /home/content/28/3389128/html/wuba2/engine.php on line 69

Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /home/content/28/3389128/html/wuba2/engine.php:69) in /home/content/28/3389128/html/wuba2/engine.php on line 69

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/content/28/3389128/html/wuba2/engine.php:69) in /home/content/28/3389128/html/wuba2/lib/set_locale.inc.php on line 71

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/content/28/3389128/html/wuba2/engine.php:69) in /home/content/28/3389128/html/wuba2/engine.php on line 179
TEC - ARTISTA URBANO | WhatsUpBuenosAires
ENTREVISTA
TEC - ARTISTA URBANO
TEC - ARTISTA URBANO

 

por Kevin Vaughn

Antes de charlar con Tec sentía que ya lo conocía. Tec es uno de los héroes no reconocidos de la Capital que transformaron la ciudad en un sueño para los amantes del arte, modificando paredes poco queridas en una un semi-permanente muestra de arte. Fue Cucho, de la Galería Hollywood en Cambodia que nos presentó y cuando entré a su página web me resultó sorprendente – me daba cuenta que yo ya era un gran fan de Tec. Hace mucho tiempo que sus pinturas icónicas sobre ballenas blancas sin cabeza me hacían detenerme por la calle.

Desafortunadamente no pudimos encontrarnos cara a cara.  Tec vive, actualmente, en Sao Pablo y aunque vuelve a la Argentina esta semana para una muestra en la galería Kósovo no pasará por Buenos Aires. Tampoco funcionaba bien mi Skype, así que decidimos abrirnos una botella de vino, cada uno en su respectivo departamento, mientras miraba las huellas de su pensamiento en las respuestas que escribía, borraba, pensaba y volvía a escribir en un google doc. Así de bizarra como suena, esta entrevista totalmente inhumana me cabió tanto que ya estoy planeando un viaje a Sao Pablo para que me haga un recorrido por la ciudad brasilera.

Quiero empezar con lo básico, y reconozco que todos seguro te preguntan lo mismo, pero ¿Cómo nació el nombre TEC? ¿Tiene una historia el nombre?

“Tec” nació en la época en que hacía graffitis de letras, me la pasaba diseñando mientras miraba libros de los trenes de Nueva York, me fascinaban esas letras cruzadas, tipo comic o wildstyle. En una de esas, viendo qué  letra combinaba mejor con la otra, en un ejercicio totalmente gráfico, salió un Tec, y de  ahí me quedó picando. Cuando decidí no usar más mi nombre verdadero elegí ese porque era cortito, y porque, justamente, no significaba nada. No quería que mi nombre artístico dijera mucho de lo que pensaba hacer a futuro... y era porque en realidad no tenía  idea de qué hacer.

¿Dónde y qué fue tu primera pintura?

Desde los 15 venía escribiendo con aerosol el nombre de mi banda de rock, pero un día, con mi amigo Macario decidimos salir a hacer un dibujo, él era mi amigo talentoso, y cuando le mostré el libro de los trenes, se copó, empezó a tirar ideas, bocetos, daba miedo, quería pintar la casa del vecino, la comisaría... tiempo después lo hizo. Un día, una tardecita, salimos con unas hojas y 4 aerosoles Kuwait: amarillo, verde, rojo y gris, regalados para hacer algo medio rasta, pero salió una especie de renacuajo fumando un habano. Fue en una pared escondida cerca de la estación Rivadavia de la línea Mitre, estuvo ahí años... yo pinté el humito del habano con el gris.

Pintaste en varios lugares, ¿Hay una ciudad en donde preferís pintar?

Uno se siente cómodo pintando en lugares que ya conoce, el entorno hostil dificulta el trabajo,  es bueno hablar el idioma del lugar y conocer los códigos, te pueden romper las pelotas desde un vecino hasta un policía o un vago pidiendo una moneda, de esos tres, el peor es el vecino, ya que si lo hace, es porque tiene alma de botón. El vago está borracho y quiere tomarse otro tubo, y el cana está laburando. Pero el vecino moralista que te dice, “¿por qué no pintás así el frente de tu casa?”,  eso es lo que realmente te rompe las bolas, porque son los mismos que piensan que la homosexualidad en una enfermedad, que con los militares estábamos mejor y que su hija no se traga la leche. Es difícil lidiar con esos personajes.

¿Cómo es pintar en tu ciudad natal, Córdoba?

En Córdoba hay un lugar lejos de estos tipos, a la vera del Río Suquía. La costanera de Córdoba es fruto de un rapto creativo de algún intendente aburrido al que se le ocurrió encausar el río dejando kilómetros de paredones al costado, toda la parte céntrica de la ciudad es atravesada por estas murallas. Son kilómetros de pared sin sentido, ahí pintar es un lujo, lavás los pinceles en el río, pega el solcito, ni hablar si te llevás la heladerita con los sánguches y la coca.

¿Un lugar que tenés muchas ganas de conocer y pintar?

Un lugar que me encantaría conocer y pintar es México, por la tradición muralista, por los grandes maestros, México me suena a color, a frito, a pelea de perros, a resistencia. Pero bueno, es solo mi imaginación.

Vi un video sobre un proyecto que se llamaba "Projecto Osasco", en donde reprodujiste dibujos que fueron hechos por un grupo de niños. ¿Como surgió el proyecto?

Proyecto Osasco nació estando en San Pablo, Brasil, donde el arte urbano, el graffiti y los pixos copan toda la ciudad. Hay muchos trabajos y de muy buena calidad, ni dan ganas de pintar. En San Pablo, a diferencia de Bs As, tapar a otro está muy mal visto, entonces las paredes son un museo arqueológico, y después de tantos años, encontrar un espacio libre, no es fácil, tapar a otro, tampoco, puede ser un error fatal. Fue entonces que empecé a mirar hacia el conurbano, y así conocí Osasco, una ciudad más bien industrial y muy gris, donde un poco de color no venía nada mal. Propuse la idea del proyecto a una escuela pública de arte y el director me dijo... ¿Y cuánto me cobrás? le dije: Nada maestro, pero conseguime buenas paredes porque si no los nenes se van a poner bravos.. .se copó y hasta pagó la pintura. Así que me pasé una semana escuchando Viejas Locas, hablando de Messi y dibujando con los alumnos. El resultado fue una pila de cartulinas llenas de genialidad. A la otra semana salí a pintar esos dibujos en las paredes del barrio. Estuvo bueno, pero no faltó el que vino a reclamar porque el dibujo no estaba igual o porque faltaba algún detalle.

¿La niñez tiene algo que ver con tu estilo visual y lo que querés transmitir en tus obras?

La relación entre mi estilo y  los dibujos infantiles se basa en la idea de mostrar a la mayor cantidad de personas posible, que dibujar no es solo para Da Vinci o Dalí, es un placer al alcance de todos, cualquiera puede pintar, los niños lo tienen claro, yo también. Si la gente ve un dibujo y piensa: ah, pero eso lo puedo hacer yo! está buenísimo, de eso se trata.

Viajaste por la Ruta 9 desde Buenos Aires a Córdoba parando cada tanto para pintar paredes. ¿Cuánto tiempo pasaste en ese viaje? ¿Cual fue la inspiración para hacerlo?

La ruta 9 significa mucho en mi vida, yo nací en Córdoba y a la mitad de mi adolescencia mis viejos se fueron a vivir a Buenos Aires y como todavía era menor, me tuve que ir con ellos. Al principio Buenos Aires no me gustó, los hombres se saludaban con un beso y el humor se basaba en reírse del otro. Así que todos los fines de semana me tomaba el Gral. Urquiza y me pasaba los fines de semana en la Docta. Debo haber hecho ese viaje más de 100 veces y siempre pensaba lo mismo: Qué bueno pintar por acá, qué buena esa pared, qué bueno, qué bueno, pero nunca lo hacía. Un día, yendo a Córdoba con mi amigo Nathan, un inglés con alma de cuartetero, le conté esto mismo y su respuesta fue lapidaria, ‘tomate un mes y hacelo, qué es un mes?’ Me quedé pensando y al mes estaba en la ruta sin saber qué mierda hacer. Me sentía presionado por tantos años de masticar la idea. Luego, con el correr de los días, me fui soltando y fue de las experiencias más lindas de mi vida.

¿Cómo fue el pensamiento de elegir y pintar las paredes que elegiste? ¿Muy pensado o más instintivo o improvisado? Parece que cada pared y su ambiente te influye de una forma distinta.

Lo inhóspito, la ruta, los lugares abandonados, inevitablemente te influyen mucho, por momentos pensaba que estaba pintando un cuadro, porque sentía que no lo iba a ver nadie. Eso es muy diferente a pintar un mural en la ciudad, tardé en entenderlo. Después de estar 15 días en esos pueblos, me sentía dueño del terreno, como que con el tiempo y la soledad,  te ibas adueñando de todo. Los lugares eran pensados porque estaba filmando todo, entonces pensaba en la luz, tenía que terminar el trabajo y calcular cuándo hacer la toma, hubo veces que me quedé a dormir en lugares solo para filmar al otro día con una luz adecuada.

¿Preferís pintar así solo más que colaborar en un grupo?

Eso va cambiando con el tiempo y el lugar, a medida que pasan los años, me está gustando más pintar solo, al principio la idea era divertirse y experimentar, ahí trabajar en grupo era muy bueno, pero ahora, prefiero pintar solo.

Vas a mostrar en la galería Kosovo en Córdoba, ¿Quiénes son los otros artistas que van a colaborar?

En Córdoba voy a exponer junto a Defi y Chu, que como lo dice el título de la exposición, son como mis hermanos. Nos conocemos desde el CBC de la UBA y llevamos años trabajando juntos en diferentes disciplinas, desde pintar murales a producción de eventos.

¿De qué se trata la muestra?

Va a ser una muestra colectiva, donde cada uno expondrá sus más recientes trabajos, en los últimos años cada uno por su camino fue experimentando lo que significa ser un artista profesional, donde hay que pensar en muchas cosas, en la trayectoria, en qué significa cada etapa de tu trabajo, en la identidad. Nos fue cayendo la ficha de lo que significa exponerse, llegamos a lugares impensados, como museos y galerías, donde tu trabajo empieza a compararse con los capos de los cuales vos te copiabas cuando eras pibe, y que sin querer, va formando parte de tu identidad visual. El desafío hoy es profundizar el estilo personal y las obras de Kosovo son eso, son el resultado de una larga búsqueda estética y técnica.

¿Son murales lo que van a mostrar o van a ser obras en tela?

Cada uno va a mostrar lo que viene trabajando en el último tiempo, Defi lleva sus maquetas 3d, son representaciones de instantes llenos de ironía y humor fino. Chu, por su lado, va a presentar telas pintadas con aerosol y acrílico, que tienen mucho que ver con su trabajo en la calle. Además de eso, lleva unos objetos de pared que contienen mucho de su lenguaje icónico y gráfico que desarrolla con Doma, su colectivo artístico. Por mi lado, voy a presentar telas pintadas. Son pinturas muy elaboradas, son cuadros dentro de cuadros, pinto y tapo, pinto y tapo, es lo que fui viendo en Buenos Aires todos estos años cuando pintaba en la calle, capas y capas de pintura, mis cuadros hoy en día tienen esa impronta, la impronta de las paredes porteñas, son como esas salsas que llevan horas al fuego, los ingredientes son simples, el sabor está en las horas de trabajo.

¿Cuál es la diferencia entre hacer una pintura en tela y en una pared? ¿Hay una que te da más ganas de hacer?

A mí siempre me anima más pintar en la calle, aunque se parezca, para mí la diferencia es gigante; la logística, los tiempos y todo lo que te vengo contando, hacen de cada salida un momento mágico, único, inesperado. Pintar en la calle es hacer el amor, pintar un cuadro es hacerse una paja.

 

 

Warning: Unknown: open(/home/content/g/r/a/grantcdull/tmp/sess_52da76aea146839c5060b886a152f174, O_RDWR) failed: No such file or directory (2) in Unknown on line 0

Warning: Unknown: Failed to write session data (files). Please verify that the current setting of session.save_path is correct (/home/content/g/r/a/grantcdull/tmp) in Unknown on line 0