NOVEDADES
Cuidad Orgánica, Pt. II: Un pedazo de campo en medio de la cuidad

Por Katie Matlack

 

Fotos de Andy Donohoe

Traducido por Kevin Vaughn

 

Suena el celular de Federico. Apoya su tenedor y cuchillo sobre la mesa y atiende la llamada, “Hola?”

 

Estamos almorzando en un café dentro de El Galpón, un granero amarillo y espacioso con una “G” gigante de color negro estencileada en la pared exterior. 30 años atrás, era un taller donde se arreglaban trenes. Cuando desaparecieron los mecánicos y los trenes, por un tiempo la estructura quedó como tantos otros depósitos abandonados. Al oeste del granero, en un campo de flores de mostaza, todavía se pueden encontrar vagones oxidados. Hoy con el techo y los pisos renovados y pintados, con nuevos baños públicos, una cocina y una parilla, El Galpón ha vuelto a la vida como el mercado cooperativo de comida orgánica más grande de toda la Capital. Miles de visitantes y más de 40 productores y artesanos se reúnen aquí todos los Miércoles y Domingos entre las 9 y las 18.

 

Fede (27) es el coordinador del Galpón. Estoy sentada en el café que le sirve de oficina y he interrumpido su día Miércoles para aprender más sobre este paraíso ubicado en Chacarita. Ya ha recibido 4 llamadas desde que nos sentamos, y eso que recién es Miércoles, super tranqui en comparación los Sábados, el día más concurrido. Tan apasionado como pacífico, lleva una remera naranja y es de sonrisa fácil. Este año se recibe de Sociólogo en la UBA. Antes de que corte, apurada como unos bocados de la tarta que me pedí, disfrutando los sabores salados, la tapa mantecosa y la mezcla de berenjena, tomate y albahaca.

 

Me cuenta lo esencial: trabaja para la Asociación Mutual Sentimiento, una sociedad benéfica creada en 1998 por un grupo de ex presos políticos y exiliados. La idea del mercado surgió tras la crisis del 2001 cuando, frente a personas hambrientas y una moneda muy devaluada, la Asociación respondió con una red de trueque que permitía a miles de ciudadanos reunirse en un depósito abandonado -hoy El Galpón- para intercambiar lo que tenían por lo que necesitaban. Eventualmente la red de intercambio explotó. Pero entre sus cenizas nació la visión de un mercado semanal donde la gente pudiera comprar productos locales libres de pesticida a precios razonables y directamente de los agricultores o artesanos que los fabricaran.

 

Fede cuenta que cuando el mercado recién abrió sus puertas, los vendedores debían desplazarse 400 metros, manejando sus carritos por un antiguo callejón de piedra hasta llegar a Federico Lacroze.

 

“Al principio se preguntaban, ‘¿Quién va a venir?’”, recuerda Fede, “Fueron los pioneros.”

Cuidad Orgánica, Pt. II: Un pedazo de campo en medio de la cuidad

La mesa está decorada con flores y un mantel. Los clientes descansan aquí aprovechando para desayunar, tomar un café o una cerveza artesanal. En la vidriera se ven sándwiches, tortas y pasteles al lado de jarras de jugo fresco; en la pared superior, un póster de Jimi Hendrix. A la izquierda, dos mozos en delantal negro sirven helado y charlan entre sí. A la derecha hay un motivo de arco iris para sacarse fotos; un poco más allá, una imagen de Fidel Castro. Está fumando un habano.

 

Al ingresar en el predio, la atención no se centra inmediatamente en los alimentos como podría esperarse. En cambio se ven libros, revistas, folletos y DVDs de cocina orgánica, hierbas medicinales y la vida natural. Es el puesto de Mauricio Vigliano, abierto en el 2009 para iluminar a los visitantes del Galpón que compraban verduras extrañas sin conocer sus nombres ni mucho menos cómo pelar o cortarlas. La información que ofrece Vigiliano ayuda la gente a desarrollar relaciones estables con la rúcala y el radicchio, evitando los encuentros touch-and-go. El Galpón es tanto un lugar de aprendizaje como un lugar donde conseguir tomates deliciosos. El Galpón es un mercado pero también, como dice Fede, “una incubadora, una distribuidora de ideas alternativas.”

De todas formas, no tendrás problema en localizar los comestibles. Hay vinos, aceites, mermeladas, pepinos y pickles apilados sobre la estantería. Los carteles de madera tallada a mano seducen a quienes atraviesan los pasillos colmados de chocolate y vino orgánico para degustar. Los productores están dispuestos para responder felizmente a cualquier inquietud. Comprar aquí no es ningún laburo – aunque exija un poco de paciencia, es más como visitar amigos. Eso es una parte fundamental de la misión del Galpón – mostrar que es posible y gratificante conocer la historia de los alimentos; cómo llegaron desde la tierra hasta tu mesita. Y también las historias de los productores tales como el fundador de la Granja Azucena Artesanal Cheese & Dairy, Néstor Abalos, que merece ser repetida:

 

Durante la crisis, Abalos perdió todo - incluyendo su casa. Sin otra alternativa hizo lo que sabía hacer – queso. Hace diez años vendía pequeñas cantidades en El Galpón, hoy tiene una granja con sus propias vacas y cabras. Cada semana trae hormas gigantes, quesos cremosos y sólidos, blancos y amarillos. Elegí un apetitoso gouda o un queso suizo y probablemente el mismo Néstor o su hijo te lo cortarán, pesarán y envolverán. Como todos los vendedores que encuentro, Néstor quiere estar aquí y trabaja duro; anoche el hijo solo durmió dos horas porque debía terminar de alistar la mercadería para la jornada.

En un stand más hacia adentro, el de Rocío Nascriole, hay miel. Su padre Alberto está en el negocio de las abejas hace más de 20 años y tiene 800 cajas de panales. En un día tipo, vende 30-40 kilos de miel. Pregunto si los compradores han ido al campo para “conocer al productor”.

 

“Por lo general la gente tiene miedo,” dice Nascriole, risueña. Ella ha ido personalmente a “conocer” a las abejas. Una vez.

 

Los clientes llegan con listas específicas o las redactan sobre la marcha, también hay aventureros que traen efectivo y basándose en sabores, estaciones y explicaciones, llevan lo que más los cautiva. Cuando sabés lo que querés, le avisás al productor, éste escribe un ticket, lo lleva a uno de los dos cajeros luego regresa para entregar tus delicias.

Los vendedores comparten un porcentaje de la ganancia –entre 5 y 12– con la Asociación para mantenerla. Otro detallito: aunque hay productos que están certificadas como orgánicos, en general tenés que confiar en los vendedores cuando afirman que su mercadería es natural. El proceso de certificación es largo y caro para las pequeñas empresas familiares, además el costo de la certificación se traduciría en un aumento de precios, lo cual se opondría a la filosofía del Galpón: mantener precios bajos para que todos puedan tener acceso al mercado orgánico.

Cuidad Orgánica, Pt. II: Un pedazo de campo en medio de la cuidad
Cuidad Orgánica, Pt. II: Un pedazo de campo en medio de la cuidad

Un pedazo de campo en medio de la cuidad: así es como la gente describe el lugar. Te olvidás del quilombo que es nuestro Buenos Aires querido – el humo de los bondis ruidosos, los hombres de traje entrando a los edificios del Microcentro, la claustrofobia del subte a las 18hs – y te quedás relajado admirando este pedacito de campo, el granero y la pequeña huerta adyacente. Ahí encuentro dos hombres, Alejandro y Fabián, arrancando la maleza y trabajando el mantillo. Me convidan mate y algunos consejos de horticultura. Para que los bichos no ataquen las plantas durante una semana, rociarlas con una mezcla de ajo y alcohol diluido con agua. Hervir la piel de una banana y usar el agua para dar más potasio a las plantas. Sembrar menta y albahaca para atraer buenos insectos y repeler los malos. “Trabajando en el jardín”, dice Fabián, “aprendés fuerza.”

 

“No hubo arquitecto ni compañía de construcción”, recuerda Néstor Rizza, uno de los fundadores de la Asociación, quien me contaba sobre los humildes orígenes. “Sacamos un crédito para comprar materiales para arreglar el techo, luego un subsidio para la siguiente cosa, todo así.”

 

La lucha para mantener la Asociación es constante. El año pasado una disputa con otro solicitante amenazó con desalojar el edificio de seis pisos que contiene la central de la Asociación y administra su centro comunitario, una clínica psiquiátrica y una farmacia. En protesta sus miembros marcharon en la Plaza de Mayo junto a otros grupos amigos. Docenas de manifestantes (algunos de los cuales se habían desnudado) fueron presos. La manifestación fue un éxito –la Asociación permanece en el edificio de Federico Lacroze– sin embargo la pelea continúa.

Cuidad Orgánica, Pt. II: Un pedazo de campo en medio de la cuidad
Cuidad Orgánica, Pt. II: Un pedazo de campo en medio de la cuidad

Los clientes del Galpón con quienes converso dicen en general haberse enterado del lugar por boca de ganso. Al parecer, luego de la primera visita regresaron una y otra vez.

 

“Vengo porque las frutas y verduras se parecen más a las de mi pueblo”, dice una mujer que creció en Lincoln.

 

“Me gusta comprar productos naturales directamente de los productores,” asegura Thais Rosa, una joven brasileña con gafas que estudia en la UBA y frecuenta el mercado hace 3 años.

 

Fue recién durante los últimos 2 o 3 años que el Galpón comenzó a prosperar de verdad. Tal vez porque finalmente se corrió la voz de que existía tal lugar. Y posiblemente porque esté aumentando la conciencia global de que los riesgos de una agricultura industrial podrían superar los beneficios.

 

Los beneficios: tu leche de soja es barata, tiene el mismo gusto cada vez que la comprás y la podés comprar en cualquier lado, en cualquier hipermercado, sin pensarlo dos veces.

 

Los costos: no podés tomar mate con Monsato y preguntarle por la cosecha de girasoles o cómo está su hijo más pequeño como podés hacer con los productores que ves semanalmente en mercados locales como El Galpón. Nunca esperarías que Monsato te comparta secretos de jardinería como Fabián y Alejandro hicieron conmigo. Y no podés esperar respuestas directas a las preguntas que cada día más personas están empezando a hacerle a Monsato como por ejemplo: si paga a los trabajadores lo suficiente como para mantener a sus familias, si le preocupa que las ganancias que obtiene por la venta de la soja se derivan de intensas prácticas agricultoras que arruinan el suelo o si está pagando por los chicos que sufrieron erupciones extrañas en la piel luego de jugar cerca de los campos rociados de pesticida.  

 

Pregunto a los jóvenes que atienden mesas, hacen sándwiches o venden cosas artesanas en el lugar acerca de los movimientos -consumo responsable, comercio justo, agricultura orgánica, justicia económica, soberanía alimentaria- que El Galpón y la Asociación Mutual Sentimiento propulsaron una década antes de que McDonalds pintara sus arcos de verde, una década antes de que el término “orgánico” y el nombre “WallMart” podían usarse en la misma oración. Lejos de querer aprovechar la moda de la comida orgánica para hacer famoso al Galpón o aumentar sus ingresos, muchos en cambio se preguntan si la concepción que tiene el público de esta forma de vida podría verse dañada o sobre simplificada.  

 

“Quizás la gente piense que los productos orgánicos son demasiado caros porque sólo ven comprando a los ricos”, Mauricio -del puesto de libros- reflexiona, preocupado.  

Como ellos están en esto hace rato, se sorprenden un poco de que haya llevado tanto tiempo para que los demás se avivaran. Pero ciertamente dan la bienvenida e incentivan los esfuerzos de las empresas y personas en Buenos Aires que son nuevas al movimiento – siempre y cuando haya un compromiso, no con el color verde pero con el serio negocio de vivir y trabajar de una forma que respeta los pequeños productores locales, la tierra, los frágiles ecosistemas y el futuro.

 

“Queremos proteger nuestra tierra”, dice Fede mientras explica diversas alternativas que El Galpón y la Asociación Mutual Sentimiento están trabajando para proveer.

“Nosotros representamos el acceso, la igualdad, la oportunidad. Creemos que todo persiste.
Somos una filosofía. Como movimiento debemos trascender lo que está de moda. Porque las modas cambian y nuestra forma no: siempre será válida y posible. El Galpón es una prueba de ello”.

 

El Galpon, Av. Federico Lacroze 4171, Miercoles y Sabado 9 a 18

Cuidad Orgánica, Pt. II: Un pedazo de campo en medio de la cuidad
Cuidad Orgánica, Pt. II: Un pedazo de campo en medio de la cuidad
Cuidad Orgánica, Pt. II: Un pedazo de campo en medio de la cuidad
MÁS NOVEDADES
 
 
Che Polo Te Da Bienvenido al Segundo Torneo Sudamericano de Bike Polo
Las damas toman el BAFIM
Damas del Nuevo Folk en vivo
Extranjeros #5 - Liza
Un día con Bandoleiro
Estreno de "Avalancha de sonrisas" de Olga
Extranjeros #4 - Adélaïde
Skate en alpargatas: una visita a la República de Mataderos
El chili yanqui llega a Buenos Aires
Margarita Gate
Zapando como en casa
"Escuchálo online, comprálo en Mercurio"
Estreno de "Amelia" de Chancha Vía Circuito
La Parrillada Mixta
Future Sounds of Buenos Aires
WUBA lanza su primera edición impresa
Extranjeros #3 - Gabi
Lulacruza presenta su documental road trip: Esperando el Tsunami
A solas con Rolando Bruno. ¿Como ser un Sandro de America en los tiempos que corren?
Moacir, por el amor de la música
Extranjeros #2 - Evy
Buenos Aires a través de la lente
Diario de una chica poco sofisticada en un festival de cine medio careta
Toto la Momposina, reina de la cumbia
Bomba Estereo regresa a Buenos Aires
WUBA 3.0 LAUNCH COCKTAIL
Para escuchar: Paloma del Cerro
Border Hopping: Astro lanza primer LP
Extranjeros #1 - Estefanía y Paz
Los Hermanos McKenzie presenta "Siamés"
Javi Punga, un hombre feliz
Sofía Viola, la revelación del año
Mi ritual preferido: la Fiesta Muda
Val Veneto va por la venganza del baile vibrante
Ciudad Orgánica, Pt V: Los guerrilleros green
Party con WUBA
Domingos felices en Vuela el pez
Tomi Lebrero y su paisaje criollo del universo
Catnapp, rompiendo todas las reglas
Passionaria: Desbordándonos con Soema Montenegro
Explota el Universo Kerpel
Niños en Casting
Ciudad Orgánica, Pt. IV: Reglaje de la comunidad en la Fabricicleta
El Renacimiento callejero
Le dicen Lolo
Pompeya le da calor al invierno
Fede Lamas y Mónica Heller inauguran BRUTAL
The Bondies presenta su disco "Stereotrip"
Circo de la puta madre? Si.
WUBA RADIO: Vol. III - The Lulacruza Mixtape
Behind the Scenes con Flamboyant Paradise
Los Labios
Una noche con Marc Van der Aa
Springlizard, Sueños Acústicos
Ciudad Orgánica, Pt. III: Arte reciclado en el CC Recoleta
Dietrich copa el IMPA
Systema Solar cierra la invasión colombiana
Viva Elástico, la bestia pop
WUBA RADIO: VOL. II - Finde de Música Free
WUBA sortea entradas para Bag Raiders
WUBA RADIO: VOL. I - La Invasión Colombiana
On Sale & Delivering - Tranq - al - Gatas!
Sidestepper inicia la invasión colombiana
Ulises Conti - Pequeños conciertos
Lustre - A Live Cinema Experience
Cuentos nocturnos de bicis
La nueva abeja reina
Hippies y Happenings en el MALBA
La importancía de ser un Rey del Falsete
Vincent Moon - Temporary Buenos Aires
Kumbia Queers presenta su nuevo disco !
El arte de la terapia
Cuando no hay más que pan duro
Tremor de ZZK Trae los Sonidos del Futuro desde Buenos Aires a Womex este Jueves *Con Novedades!
El secreto de San Telmo
Ulises Conti en la frontera
La historia del fuego
Pequeños conciertos para un solo espectador
El Underground Digital
Sueños de oferta
Sé Parte de un Sello - Apoya la Cultura Emergente de BsAs!
Vázquez y su bomba de magia
Una película desde el otro lado de las vías
Para un amante ya no hay amigos
ArteBA - Algunas ideas
ArteBA - Quien Dijo que el Mundo de Arte es Un Plomazo
Tremor en busca de nuevos sonidos
¿Una Huerta en un espacio de arte?
Cumbia Lisérgica
Pinturas Fotograficas
Mugre en la pista
Ciudad Orgánica
Si lo armas...
Buenos Aires mas Cape Town igual Cross Cultural Fun
Noche Irreal @ Aula Magna
Limbo Fest Segunda Edicion
Lanzo FeatBA
Adelantados: Primal Scream Journei
The (BA) Expat Hustle 2.0
Acerca de Hipodromo: Ilustrando Estructuras Queer & Actores en Buenos Aires
Tranqui Yanqui la sigue rockeando
Villa Diamante presenta "Empacho Digital"
La Internacional Argentina
Bolitown
Graffitimundo Abre en Buenos Aires
Behind the books: Eloisa Cartonera entrevista
Casa L'Inc
Zizek Club Rockea de Nuevo America del Norte
Get Out! con WUBA & el Herald
Mamushka Dogs - Indie en la City
Vestirme Buenos Aires - Mi primer BAF
Whats Up Santiago
Viajando con el colectivo
History and the Universe
Festival Buen Dia WUBA & ZZK Style
Twitterear Con Nosotros
Chillaxeando c/ Animal Collective
Tremor Lanza ZZK Mixtape Vol. 5 y toca hoy en Zizek Club!
Argentine Urban Art @ You - Part 2
Lola Arias & Ulises Conti: Directo al corazón.
Tranqui Yanqui
Argentine Urban Art @ You
King Kerpel
Get Up on los Ilustradores, Street Artists & Diseñadores Graficos de Argentina
Zizek North American Summer Tour
Buck Hunter and the Pig City Porkrollers
Desde Buenos Aires Argentinaaaaaaaaaaaa...El Hijo de la Cumbiaaaaaaa
Gulliver: un artista en puerta.
Comida callejera Buenos Aires - Qué onda?
Barrio Chino - Un finde de sabores e imágenes
¡Líneas, Puntos, Música, Videos!
Nuevo World Order
Da Rin & Estol @ Benzacar
Zizek de Gira - Comienza Hoy!
El Arte de Todd Shalom
Sucio - Tropicore Mix
¡3 Años de WUBA!
New Rave Made in Argentina
Pop-Art in the Pink House
Puta en loveyou* (ropa, no sexo)
Shakespeare era argentino
Living with a Porteño Roomate - Part 2
Mixologia Avanzado 101
Fran Di Gianni Mix: Yo Soy Así
No al Cierre de Ciudad Abierta
BASE-V @ Hollywood in Cambodia
El Año Sabatico de Disco Shawn en Argentina
Sentimiento/Pensamiento
Refusenik Mix: Kold Krussian
Daleduro copa en todas partes
Diplo @ Zizek este miercoles!
Temporada de Festivales
BsAs x Moise Torne
Zizek Cumple Un Año
Chau Old Site!
Living with a Porteño Roomate
Mercado del Progreso